Noticias

¿Qué es peor, las drogas o la prohibición?

620x349_image

Barcelona, España.- Los argumentos para regular el cannabis en Uruguay, se basan en razones socio sanitarias, en la ilegalidad no existe el control de calidad, no se permite la relación dialogante con el usuario, se producen grandes pérdidas de dinero al Estado, genera corrupción y problemas éticos jurídicos, pero además se junta el mercado del Cannabis con otras drogas más peligrosas y adictivas. Este es el hilo conductor de la ponencia de la Dra. Raquel Peyraube.

Raquel Peyraube, es especialista en Uso Problemático de Drogas. A lo largo de su trayectoria ha hecho contribuciones en capacitación, prevención, tratamiento y reducción de daños, incluyendo desarrollos teóricos y metodológicos innovadores con énfasis en cuestiones éticas. En la actualidad es Directora Clínica de ICEERS y asesora de la Secretaría Nacional de Drogas de Uruguay en la reforma de la política pública de drogas, así como de actores políticos a nivel internacional.

Los asistentes a este acto organizado por Energy Control y CatFAC, pudimos conocer de primera mano las ventajas que supone la regulación del consumo del cannabis. La doctora Peyraube dijo, “el prohibicionismo ha restringido la posibilidad de investigar las finalidades médicas y terapéuticas del uso del Cannabis en humanos”. En el ámbito medicinal, el impacto será inmenso, pues controlando la calidad del cannabis y las variedades que se cultiven podremos potenciar las propiedades terapéuticas de la planta. Esto se traducirá en terapias más efectivas y menos costosas para patologías como la epilepsia, esclerosis múltiple, enfermedades degenerativas, control del dolor, entre otros.

La cuestión de las drogas es también una cuestión de ciudadanía, entendida ésta como el ejercicio pleno de responsabilidades y derechos. Tenemos la responsabilidad pero también el derecho ciudadano, de dar respuestas adecuadas al problema, con eficacia y éticamente correctos.

El órgano de Naciones Unidas que vigila el cumplimiento de los convenios internacionales sobre drogas advirtió a Uruguay que su ley para regular la producción, venta y consumo de Cannabis viola los tratados internacionales. Peyraube señaló que “Las Convenciones de Derechos Humanos son jerárquicamente superiores a las de drogas”. Uruguay entiende que parte de las políticas de prevención del consumo de drogas y de reducción de la oferta pasan por reconocer que la sustancia es un elemento a considerar, pero más importante es considerar al individuo como sujeto de derecho. Un individuo aquí la Constitución le ampara en sus derechos como consumidor, pero que, sin embargo, las Convenciones sobre Estupefacientes de 1961, no le amparan en sus derechos, teniendo que acudir al narcotráfico para adquirir el cannabis.

Nos han enseñado a pensar la cuestión de las drogas como un problema de salud y criminal pero en realidad, estas son sus consecuencias, su daño. La ley de regulación del mercado de cannabis, nace con el propósito de minimizar los riesgos y reducir los daños de su uso, promoviendo la información a la población, educación y prevención así como tratamiento, rehabilitación y reinserción social de los usuarios de drogas.

El fin de la prohibición en Uruguay, puede ser el principio del fin en el resto del mundo.

  • Posteado el septiembre 18, 2014 - 3:36 pm
  • Por Albert González Vilches
  • Posteado en

No comments yet

Deja un comentario